Periodoncia
¿Qué es la periodoncia?
Es la especialidad de la odontología que estudia todos los aspectos relacionados con los tejidos que rodean el diente. Estos tejidos son la encía, el cemento radicular, el ligamento periodontal y el hueso alveolar.
Se dedica a la prevención, diagnóstico y tratamiento de todas las formas de enfermedad periodontal (enfermedades de las encías y el hueso alveolar subyacente). También tiene como objetivo la corrección de todas las anomalías estéticas y funcionales que puede sufrir la encía.
Enfermedad periodontal. Periodontitis.
Es una enfermedad inflamatoria de origen bacteriano que afecta los tejidos que rodean y sujetan al diente. La enfermedad periodontal puede cursar desde un estado incipiente en que solo está inflamada la encía superficial (gingivitis), hasta la pérdida del hueso y el ligamento que rodea y soportan al diente (periodontitis).
Si la periodontitis no se trata, puede llevar al aflojamiento de los dientes por pérdida de soporte y posteriormente a la pérdida de los dientes (mayor causa de pérdida dental en adultos).
Todo este proceso puede ocurrir sin dolor.
Evolución y clasificación de la periodontitis.
Signos y síntomas:
Fases tempranas (gingivitis):
  • Enrojecimiento e inflamación de la encía.
  • Sangrado al cepillado, a la masticación o espontáneo.
  • Depósitos de placa y a veces sarro.
  • Raras veces dolor.
Fases avanzadas (periodontitis):
  • Enrojecimiento e inflamación de la encía.
  • Sangrado al cepillado, a la masticación o espontáneo.
  • En fumadores hay menos sangrado debido a la vasoconstricción del tabaco, sin embargo la destrucción ósea suele ser mayor. La encía puede mostrar un color violáceo.
  • Depósitos de sarro.
  • Retracción de las encías y “dientes largos”.
  • Dientes móviles y flojos.
  • Separación y abanicamiento de los dientes.
  • Sensibilidad al frío.
  • Dolor sordo, pocas veces agudo, en las encías.
  • Mal aliento.
  • Flemones y abscesos en las encías.

Causas:
La enfermedad periodontal es una infección de origen bacteriano.
En la boca todos tenemos bacterias. Si estas bacterias no son eliminadas periódicamente con técnicas de higiene (cepillado e hilo dental), proliferan formando una masa (placa bacteriana) que produce inflamación de la encía (gingivitis), que de no tratarse puede evolucionar a inflamación y destrucción del hueso que soporta los dientes (periodontitis).
También existen factores de riesgo que aumentan la destrucción como: tabaco, herencia, stress, diabetes, edad, etc.
Es curable la periodontitis?
Sí.
El objetivo del tratamiento es la eliminación de la infección, mediante la erradicación de las causas (placa bacteriana y sarro) y de los factores de riesgo de la enfermedad. Se considera como éxito detener la pérdida ósea, sanear la encía y establecer unas condiciones en que el paciente pueda mantener la salud periodontal a largo plazo.

Tratamiento de la enfermedad periodental
El tratamiento de la enfermedad periodontal depende sobre todo de la eliminación del factor etiológico que es el acúmulo de placa bacteriana (sarro). Para poder realizar un tratamiento correcto de la enfermedad periodontal es fundamental haber hecho un diagnóstico exhaustivo de cada paciente.

Diagnóstico
El diagnóstico comienza con una historia clínica médica general y continúa con su parte principal que es una exploración clínica periodontal completa en que se valoran todos los aspectos de la encía y el hueso subyacente (periodontograma) y otras pruebas complementarias como serie radiográfica, pruebas de vitalidad y microbiología (en casos muy concretos).

Fases del tratamiento:
Fases sistémica: Control de las alteraciones sistémicas que influyen negativamente en la situación periodontal del paciente, como tabaco, diabetes, alcohol, etc. Fase higiénica: Motivación y educación al paciente en cuanto al control de placa correcto y exhaustivo. Eliminación de los dientes de pronóstico imposible. Control oclusal del paciente.
La parte principal de la fase higiénica es el raspaje y alisado radicular de todos los dientes para eliminar depósitos de placa y cálculo.

Fase quirúrgica: En zonas donde persisten, tras el raspaje y alisado radicular, signos de enfermedad periodontal y bolsas periodontales profundas, realizamos microcirugía periodontal. En la clínica ortoPerio la cirugía periodontal es llevada a cabo con microscopio, con el objetivo de que las intervenciones sean mucho menos invasivas y atraumáticas, esto permite al paciente hacer vida completamente normal el mismo día de la cirugía.

Fase antibiótica: En algunos casos, tras la eliminación de depósitos bacterianos, con el objetivo de erradicar bacterias periodontopatógenas. Fase regenerativa: Es el objetivo máximo de la terapia periodontal y es posible lograrlo en zonas con pérdida ósea vertical y lesiones de furcación en molares mandibulares.

Fase de mantenimiento: El resultado positivo a largo plazo del tratamiento periodontal depende del cumplimiento de un programa de mantenimiento periódico, en que se valora la situación periodontal del paciente, se refuerza las instrucciones de higiene oral y se elimina los depósitos de placa y cálculo presentes. La frecuencia de mantenimiento dependerá de la higiene del paciente, hábito de tabaquismo, ortodoncia, prótesis dentales, diabetes, etc.

¿Cual es el pronóstico de los dientes después del tratamiento?
El pronóstico de los dientes dependerá de la cantidad de hueso perdida previa al tratamiento, de la calidad del tratamiento y del programa de mantenimiento.

¿Son todos los casos tratables?
Depende del momento en que se detecte y se trate la enfermedad. Para diagnosticar hay que hacer un estudio completo.

¿Es la enfermedad periodontal muy frecuente?
La enfermedad periodontal es la infección más frecuentes en el ser humano. La gingivitis afecta aproximadamente al 90% de la población adulta. La periodontitis en sus distintas variaciones afecta a un 80 % de la población adulta mayor de 40 años.

Repercusión en el estado de salud general del paciente:
Se ha demostrado una correlación significativa entre periodontitis y riesgo de infarto del miocardio, alteraciones glicémicas en el diabético, niños prematuros y niños de bajo peso.
La periodontitis es muy frecuente en el paciente diabético y en el paciente con alteraciones cardiovasculares.
La halitosis o mal aliento bucal
El mal aliento es un factor condicionante de la vida social. En un porcentaje alto el origen es bucal, solo en un 5 % es de origen gastrointestinal. Las personas que tienen enfermedad periodontal a menudo tienen mal aliento.
Para realizar un control a largo plazo de la halitosis, es necesario tratar la enfermedad periodontal, así como instaurar un programa de higiene bucal correcto.
Periodoncia y prótesis dentales
Colocar una prótesis fija (funda o puente) en un diente con su encía enferma, puede convertirse en un grave problema ya que al estar disminuido el hueso que la soporta existe riesgo de fracaso por excesiva carga de fuerzas.
También puede producir alteraciones estéticas, al retraerse las encías.
Cuando los dientes sirven para enganchar una prótesis removible, es aún más necesario conservar su salud periodontal, ya que estos dientes sufrirán fuerzas laterales transmitidas a través de los ganchos, lo que los hace más susceptibles a la periodontitis.
Por todo ello, la salud periodontal es un requisito imprescindible para el éxito de la cualquier tipo de prótesis.
Periodoncia e implantes dentales
El paciente que va a llevar implantes tiene que tener completamente controlada la enfermedad periodontal, ya que los implantes pueden contagiarse de la periodontitis y sufrir periimplantitis que es la pérdida de hueso infecciosa alrededor de los implantes, lo que puede ocasionar pérdida completa de los implantes.
Estética de las encías
La estética bucal al sonreír va a estar determinada no solo por unos dientes naturales o protéticos con unas formas y un color adecuados, sino por el marco de estos dientes que es la encía.
La forma, consistencia y textura sana, desinflamada de la encía va a ser el marco perfecto para una sonrisa estética. En la actualidad se considera como estética una sonrisa en la que se ve una pequeña cantidad encía.
Sonrisa gingival: Son casos en que se ve mucha encía al sonreír y los dientes se ven cortos y achatados.
Cuando la sonrisa gingival es causada por la cobertura de la encía sobre la corona del diente, la sonrisa gingival puede ser corregida con un tratamiento periodontal estético de alargamiento coronario.

Retracciones gingivales:
La recesión gingival es el desplazamiento de la encía sobre la raíz, mostrándose el diente como más largo y con un efecto altamente antiestético. Además puede producirse sensibilidad radicular al cepillado, frío, calor, dulces, cítricos, etc.
La recesión gingival también es un factor de riesgo para la formación de caries, al ser la superficie radicular denudada más susceptible a caries. La recesión gingival es tratable y curable con cirugía plástica periodontal, mediante el procedimiento de los injertos gingivales.